Discurso de apertura del Dr. Hyun Jin Preston Moon de la Convención Mundial de Paz acerca de un Liderazgo Moral e Innovador

El tema de la Convención para la Paz Global de este año es «Liderazgo Moral e Innovador en la Construcción de la Paz para Nuestro Mundo Cambiante». No podría ser más oportuno, debido a las actuales circunstancias de incertidumbre global y conflictos aparentemente irresolubles.

Aunque la globalización benefició enormemente a la humanidad a través del comercio, los viajes y las comunicaciones, también hubo inconvenientes reales; la pandemia de Covid-19, por ejemplo, demostró lo rápido que un problema de salud en una ciudad puede convertirse en una crisis mundial. Y lo que es más importante, nos recordó las incertidumbres de la existencia humana y nuestra incapacidad para encontrar soluciones globales efectivas, independientemente de las innumerables organizaciones internacionales creadas precisamente para este tipo de crisis.

Como fenómeno económico, la globalización ha aumentado las desigualdades entre las naciones ricas y poderosas y el mundo en desarrollo. Esto ha reavivado una política de resentimiento y un creciente nacionalismo separatista como reacción. Esta dinámica se ha visto intensificada por el enfoque global en el consumismo y el desarrollo material que parece socavar las culturas y los valores tradicionales, lo que ha llevado a algunos a recurrir al extremismo religioso violento.

Así, nos enfrentamos a la ironía de que, si bien la globalización ha interconectado nuestro mundo de forma notable, también ha conducido a una creciente fragmentación y antagonismo en las esferas de la política y, sobre todo, de los valores.

Resurgimiento del conflicto ideológico

El auge de Estados dictatoriales cada vez más poderosos que utilizan tecnología avanzada para controlar estrictamente a sus poblaciones es, en el fondo, una cuestión de valores subyacentes. El colapso del comunismo soviético no ha hecho fracasar las ideas marxistas ni ha puesto fin al debate sobre el origen de los derechos humanos y las libertades: ¿proceden del Estado o están dotados por un Creador trascendente y con principios? ¿Las personas están destinadas a ser sirvientes del Estado, o el gobierno está destinado a representar y servir a sus ciudadanos?

Damas y caballeros, los principios universales que garantizan los derechos humanos y las libertades, que trascienden a los gobiernos o a cualquier institución humana, son el fundamento de una democracia virtuosa. Este entendimiento ha sido la piedra angular de todos los gobiernos occidentales de estilo democrático que han tenido éxito desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, hoy en día, muchos en Occidente han perdido de vista esos valores y están recurriendo a una política de poder más extremista tanto a la izquierda como a la derecha, erosionando la libertad en nombre de la justicia social, la equidad, el bienestar y la seguridad nacional.

Mientras tanto, la comprensión misma de que existen verdades y principios trascendentes está siendo cuestionada en los medios de comunicación y en las universidades a través de tendencias intelectuales neo marxistas, como la teoría crítica de la raza y el deconstruccionismo, en un esfuerzo por romper el sistema de valores judeocristianos de las sociedades occidentales. La democracia, despojada de estos valores que la sustentan, y reducida a una competencia por el poder, no puede por sí misma resolver los conflictos y construir la paz; tampoco podría mantener el nivel de libertad y prosperidad del que ha disfrutado Occidente durante siglos.

La Soberanía de Dios y los Derechos y Libertades Humanas Fundamentales

Así pues, hoy nos encontramos en una encrucijada. ¿Qué principios, qué valores, dirigirán nuestras vidas y nos guiarán hacia el futuro? La respuesta a esta pregunta determinará el camino a seguir. Nuestras elecciones ahora, a principios del siglo XXI, decidirán si la humanidad toma el camino de la paz y la prosperidad o el de más conflictos y caos. Se trata de una responsabilidad moral humana. Ni la creencia en la propia religión ni la fe en los avances científicos nos libran de este dilema.

Damas y caballeros, hay importantes lecciones que aprender del experimento estadounidense. La Declaración de Independencia de los Estados Unidos sienta las bases de un sistema de gobierno basado en principios con las palabras «todos los hombres son creados iguales y dotados por el Creador de ciertos derechos inalienables». Proclama el valor fundamental y la dignidad de toda vida humana, y reconoce como evidente que la Fuente de ese valor, y los derechos que conlleva, es eterna y universal. Por lo tanto, esos derechos no pueden ser abolidos por ningún gobernante o institución humana.

Esta idea fue revolucionaria en su momento y lo sigue siendo hoy. Sin embargo, en 1776 era un desafío directo a un mundo en el que imperaba el «derecho divino de los reyes». Aspiraba a crear Una Nación bajo Dios, reconociendo la soberanía de Dios y no la humana, para que los derechos y las libertades inherentes a cada persona hecha a imagen del Creador fueran el credo nacional del experimento americano.

No había ninguna garantía de que pudiera establecerse y prevalecer. Hizo falta casi un siglo y una Guerra Civil para que Estados Unidos abordara por fin la injusticia fundamental de la esclavitud, que negaba los derechos esenciales y el valor de toda una raza de personas. En su discurso de Gettysburg, durante esa guerra, el presidente Abraham Lincoln se preguntó si una nación fundada en tal principio podría perdurar por mucho tiempo, y llamó a la dedicación al ideal fundacional hacia un nuevo nacimiento de la libertad para todos los estadounidenses.

La idea de que los derechos y las libertades fundamentales son otorgados por el Creador a todos los seres humanos ha perdurado. Al igual que Lincoln hizo caso de las poderosas afirmaciones de la Declaración de Independencia, también lo hizo Martin Luther King Jr. un siglo después, durante el apogeo del movimiento por los derechos civiles, en su discurso «Tengo un sueño» en el Monumento a Lincoln. Reconocieron la verdad evidente de la soberanía de Dios como fuente de todos los derechos y libertades fundamentales; que independientemente de los fracasos y contradicciones humanas en la historia de Estados Unidos, seguramente, esa idea acabará prevaleciendo.

Una Familia bajo Dios

Hoy debemos enmarcar la cuestión que Lincoln planteó en Gettysburg de una manera diferente: ¿Puede sobrevivir un mundo que NO se basa en ese principio?

Damas y caballeros, biológicamente, todos los seres humanos comparten un ADN común. Todos venimos de un ancestro común. En esencia, más allá de la tremenda diversidad de la vida, todos estamos esencialmente relacionados como una sola familia humana. Hoy en día, esas diferencias son aún más pronunciadas debido a la propagación de la política de identidad y la globalización que ha puesto en contacto a diferentes razas, etnias, religiones, culturas y naciones de forma cada vez más estrecha y a menudo polémica.

Para vivir juntos en paz y prosperidad debemos comprender que, más allá de estas muchas diferencias, somos una familia que comparte el mismo origen en el Dios creador. La visión de Una Familia bajo Dios puede unirnos, ya que muestra el camino hacia la verdadera unidad global en la diversidad, como el experimento estadounidense aspira a hacer a nivel nacional. La alternativa es el conflicto y el caos continuos entre grupos de poder beligerantes basados en políticas de identidad, arraigadas en nuestras diferencias; y, finalmente, obligados a vivir bajo la tiranía de cualquier grupo de poder que gane al final.

Una Familia bajo Dios expresa, de forma sencilla pero profunda, una verdad fundamental sobre la vida humana. Todos somos seres relacionales. Al nacer, dependemos completamente de nuestros padres para sobrevivir. A medida que nos desarrollamos en la familia, aprendemos valiosas lecciones de interdependencia, cooperación y coexistencia al encontrar nuestro sentido de valor y pertenencia, reconociendo la importancia de las relaciones que construimos como hijo/hija, hermano/hermana, marido/mujer y padre/madre. Estas lecciones se extienden a un círculo más amplio de relaciones dentro de la familia, y fuera del hogar a la sociedad, la nación y el mundo en general.

La familia es el lugar central de la experiencia y el significado humanos. Al igual que la frase preñada de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos se convirtió en un catalizador para elevar nuestra conciencia sobre la fuente de las libertades y los derechos humanos, así también la visión de Una Familia bajo Dios puede despertar una nueva conciencia de nuestra interconexión más allá del valor innato del individuo hasta la unidad social humana más básica: la familia. Imaginemos las ramificaciones si realmente empezamos a percibir a cada persona como un miembro de la familia de Dios, compartiendo el valor innato, la libertad y los derechos que se nos han otorgado a cada uno de nosotros a través de nuestra creación a Su imagen.

Puede ser un catalizador para elevar nuestra conciencia espiritual a un nivel aún más alto, más allá del nivel individual, al de la familia. Así, nos proporcionará la capacidad de percibir con mayor claridad los principios eternos que rigen la vida humana, junto con la determinación de vivir según los mismos. Vivir en resonancia con estos principios es vivir bajo la soberanía de Dios. Es la base de la auténtica libertad, la paz duradera y la prosperidad para toda la familia humana.

La Importancia de la Conciencia en el Discernimiento de los Principios Universales

¿Qué se necesita para alcanzar un ideal tan elevado? La construcción de la paz requiere algo más que buenas intenciones. Debe basarse en principios fundamentales que puedan expresarse a través de una acción eficaz. Debemos recordar que no somos la fuente de nuestra propia existencia. No podemos crear arbitrariamente las leyes bajo las que existimos. Al igual que las leyes naturales existen y gobiernan el mundo de la Naturaleza, también existen las leyes morales que gobiernan el espíritu humano.

En los últimos siglos, hemos aprendido mucho sobre nuestro universo: que tuvo un principio, está muy ordenado y funciona con precisión matemática. La propia ciencia parte del supuesto de que las leyes y los principios naturales son inmutables y absolutos. El origen del universo debe ser trascendente, y la fuente de las leyes naturales y morales que lo guían debe ser en sí misma inmutable. Llamamos a ese Origen y a esa Fuente con diferentes nombres, pero, lo más típico, es utilizar la palabra Dios.

Al igual que entendemos que vivir en armonía con las leyes de la naturaleza es necesario para sostener la vida en nuestro planeta, también es necesario alinearse con las leyes morales del universo para encontrar un sentido y una realización en la vida que pueda ser compartida por todas las personas. Dios y los principios universales que Él creó deben estar en el centro de la existencia humana. La verdadera libertad no es hacer lo que nos gusta en el momento. Es la libertad de reconocer y vivir según esos principios a través de los cuales se realiza el verdadero valor y la dignidad humana.

Por eso es tan importante la libertad de conciencia. Es la libertad fundacional que reconoce y garantiza la igualdad de valor de todas las personas que proclama la Declaración de Independencia de los Estados Unidos y asegura la Constitución. Reconoce la conciencia como la facultad humana a través de la cual discernimos los principios universales que rigen nuestra existencia y distinguimos el bien del mal. Todas las demás libertades, como la de creencia y expresión, son una extensión de la libertad de ejercer la conciencia.

Libertad de Religión

Por lo tanto, la libertad de religión es una necesidad absoluta para garantizar la verdadera libertad. Las religiones del mundo tienen un papel vital que desempeñar para lograr esta transformación de la conciencia. Extender la importancia de la libertad de conciencia al nivel de la sociedad significa que la libertad de religión es un fundamento esencial para una sociedad verdaderamente libre y ética. Pero la libertad conlleva una responsabilidad.

A lo largo de la historia, Dios ha inspirado la fundación de diversas tradiciones de fe y sabiduría para elevar la conciencia humana y cultivar civilizaciones éticas. Y, sin embargo, vemos continuamente la división e incluso el conflicto entre personas de diferentes credos, aunque la gran mayoría de los preceptos morales que tratan de vivir en la vida diaria son exactamente los mismos. El origen de su discordia suele estar en las diferencias de ortodoxia institucional, doctrinas y tradiciones, aunque aspiran a muchos de los mismos principios y objetivos espirituales, como amar al prójimo, vivir una vida moral arraigada en la verdad y la rectitud y, finalmente, crear un mundo de paz.

Al igual que fueron las personas de fe las que engendraron el experimento americano, deberían ser los fieles los que guiaran al mundo hacia la paz defendiendo la visión de Una Familia bajo Dios. Todas las confesiones deberían cooperar para construir un mundo libre de conflictos, que refleje los más altos ideales espirituales, arraigados en principios y valores universales que reflejen la verdad, la rectitud, la bondad y el amor de Dios por toda la humanidad. Sólo entonces podríamos aprovechar el poder de la fe para transformar verdaderamente el mundo y construir una verdadera paz y armonía eternas para todos.

Sueño Coreano

Damas y caballeros, hoy en día se violan los derechos humanos en muchas partes del mundo de manera que se niega fundamentalmente la dignidad humana y el valor innato. Corea del Norte, en particular, es notoria en este sentido. Corea, mi país natal, tiene un papel importante en la resolución de esta grave injusticia contra la humanidad.

He hablado y escrito sobre el sueño coreano, el sueño de un país reunido sobre la base de principios y valores universales. Me fijo en el mandato providencial arraigado en lo más profundo de la historia y la cultura de Corea, que precede en milenios a la actual división ideológica. En particular, el hongik ingan, o «vivir para el mayor beneficio de toda la humanidad» resuena con los principios espirituales de todas las grandes tradiciones religiosas y con los altos ideales de la Declaración de Independencia.

La Corea dividida es el último vestigio de la Guerra Fría. El Norte es el último bastión del comunismo ateo en su forma más extrema. El impacto de la reunificación por principios del pueblo coreano, dividido artificialmente durante demasiado tiempo, será enormemente significativo.

No sólo beneficiará a la península y a la región de Asia Oriental con una mayor paz, estabilidad y prosperidad. Será una luz para el mundo, mostrando cómo se puede superar incluso la división y el conflicto más extremos. Corea puede convertirse en un modelo para muchos países del mundo, en particular los que experimentaron el colonialismo, la división y la pobreza, ya que defiende la visión de Una Familia bajo Dios como un abogado global.

Familia y Carácter

Damas y caballeros, para crear un mundo que sustancie Una Familia bajo Dios se necesitan líderes morales y ciudadanos virtuosos. Estos se crían en las familias. La construcción efectiva de la paz con raíces profundas comienza en las familias. Las familias buscan dar forma al futuro de la sociedad a través de cada generación que se levanta. Por lo tanto, antes de hablar de sociedades y naciones con principios, deberíamos hablar primero de familias que viven de acuerdo con los principios universales de los que hemos hablado.

La familia debe ser la escuela del amor donde los niños aprenden a relacionarse con los demás -padres, abuelos, hermanos, tíos, primos, etc.- y donde se sientan las bases del carácter. Esto proporciona al niño el modelo para relacionarse con los demás en la sociedad más amplia como adulto. También es donde el niño puede experimentar más directamente el amor de Dios. La revolución de la conciencia espiritual comienza con una revolución en la vida de la familia.

La educación del carácter, primero en la familia y luego en la escuela, debería formar a las futuras generaciones con una base de principios morales, el espíritu de servicio público y las habilidades prácticas para acercar al mundo al ideal de Una Familia bajo Dios. Estas familias constituirán la base social para la realización de ese ideal, criando a los constructores de la paz del mañana para que lo hagan realidad.

La Necesidad de Líderes Morales e Innovadores

Hacer realidad la visión de Una familia bajo Dios requiere un liderazgo que sea a la vez moral – enraizado en principios y valores universales – e innovador – que encuentre formas creativas de poner en práctica estos principios. Este tipo de liderazgo es esencial para hacer frente a una amplia gama de desafíos.

Nuestra época presenta una cacofonía de ideas contradictorias sobre la identidad humana y la sociedad, desde la naturaleza del Estado hasta la identidad individual y las relaciones de género. El resultado ha sido una confusión moral generalizada. Por eso necesitamos claridad en los principios, los valores y la visión que podrían guiarnos a través de este atasco en la historia de la humanidad. Es importante que entendamos qué ideas nos llevarán a un futuro pacífico y armonioso y cuáles disolverán los lazos sociales, conduciendo al caos y la anarquía.

Damas y caballeros, la visión que puede guiar a la humanidad hacia la paz mundial no es otra que la de Una Familia bajo Dios. Se basa en la idea de la soberanía de Dios como fuente de todos los derechos y libertades humanas, y amplía estas ideas al nivel de la familia. Reconoce la naturaleza relacional de nuestra existencia humana y cómo la familia moldea y forma nuestra visión del mundo. Reconoce el valor de la diversidad y reconoce al Creador como el hilo conductor que mantiene unida a toda la humanidad; al igual que los buenos padres son el pegamento que mantiene a sus hijos, a menudo conflictivos y competitivos, unidos en el amor dentro del ideal de familia.

Y lo que es más importante, eleva la conciencia espiritual de la humanidad sobre las leyes morales que deben regir una vida veraz, justa y buena más allá de las barreras de la ideología, la religión, la etnia, la raza o incluso la nacionalidad. Nos desafía a repensar nuestros paradigmas y a mirar más allá de los fracasos del pasado para ver lo que puede ser posible en el futuro, si nos atrevemos a soñar en grande.

Porque nosotros, colectivamente, somos los autores de este capítulo de la historia de la humanidad. Nuestro mundo se encuentra hoy en una coyuntura crítica, un punto de inflexión. Las decisiones que tomemos, las normas que establezcamos y el liderazgo que mostremos tendrán implicaciones de gran alcance para el futuro. Ha llegado el momento de tener una visión clara y actuar con principios. Espero que cada uno de ustedes se convierta en constructor de la paz en sus respectivas esferas de influencia y se una a nosotros en el gran movimiento por la paz mundial.

Comprometámonos todos a convertirnos en líderes morales e innovadores que inviertan toda su pasión, energía y talento en servir al mayor bien, en beneficio de toda la humanidad, para que juntos, paso a paso, podamos finalmente realizar el mayor sueño de todos, ¡el sueño de Una Familia bajo Dios! Gracias y que Dios los bendiga a ustedes y a sus familias.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.