Centroamérica conmemora los 200 años de su independencia avanzando, pero enfrentando grandes desafíos

Ayer 15 de setiembre se festejaron los 200 años de la emancipación del Imperio Español de lo que hoy son los territorios de Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica. Ese día se firma un Acta de Independencia la que se concretó formalmente ese mismo año en el mes de noviembre. Panamá, aunque es considerado parte de Centroamérica no participó de ese proceso debido a la gran influencia de Simón Bolívar y fue parte de lo que se denomino la Gran Colombia.

En 1824 se conformó la República Federal de Centroamérica que duro hasta el año 1839, cuando se dividió como paso en otros lugares del antiguo Imperio Español en América Latina por las pujas internas de las élites criollas que habían tomado el poder. A eso se suma a que pese que Gran Bretaña era su mayor socio comercial nunca reconoció a la República Federal Centroamericana.

Un informe publicado días atrás por BBC Mundo señala que si aún hoy existiera la República Federal de Centroamérica sería una nación de 46 millones de habitantes con un territorio de 423.000 kilómetros cuadrados y ocuparía el puesto 7 entre las mayores economías de América Latina y el Caribe superada por Brasil, México, Argentina, Chile, Colombia y Perú.

Tendría un Producto Interno Bruto (PIB) cercano a los US$200.000 millones. Un informe del Sistema de Integración Centroamericana – comenta el informe de la BBC – indica que los 6 países de esa región son el exportador más grande de piñas y de cardamomo a nivel mundial, el segundo mayor exportador de bananos y el tercer exportador de café.

Pasaron muchos años, hasta que, en 1991, se fundara el Sistema de Integración Centroamericano El Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) inicialmente lo integro Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá. Ya en este siglo pasaron a formar parte de SICA, Belice y más recientemente la República Dominicana.

Centroamérica como es sabido paso desde los años 50 muchas convulsiones políticas que generaron guerras civiles en el marco de la Guerra Fría alcanzándose una paz con los Tratados de Esquipulas I y II.

Aunque SICA ha significado un gran avance en el área de la integración aún hoy la región enfrenta los problemas de la migración, inequidad social, narcotráfico, corrupción y embates del populismo que debilitan los avances democrático-republicanos. Políticos, académicos y actores sociales señalan en declaraciones y publicaciones que el fortalecimiento de la democracia y la estabilidad política por un lado y el que la zona de libre comercio funcione más ágilmente son los grandes desafíos.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.