Expresidentes y periodistas reflexionan sobre el “mito de la Revolución Cubana”

El Instituto Interamericano para la Democracia (IID) realizó en Miami, un coloquio titulado “Dictadura de Cuba y las Américas”. Como panelistas estuvieron los expresidentes Lenin Moreno (Ecuador) y Miguel Ángel Rodríguez (Costa Rica) y periodistas latinoamericanos entre los que se destacaron Carlos Sánchez Berzain (Bolivia), Daniel Hadad (Argentina), Enrique Aristeguieta (Venezuela) y Jorge Castillo (Perú). Fueron también expositores Iliana Labastida (periodista) y Félix Lerena (activista) de Cuba y Ariel Montoya (periodista exiliado) de Nicaragua.

Lenin Moreno fue el principal orador. Moreno  quién fuera vicepresidente durante la presidencia de Rafael Correa al ser electo presidente de Ecuador rompió con la política autoritaria de Correa y cambio el curso de su país.

Moreno  en el pasado estuvo vinculado a movimientos de izquierda al analizar la dictadura cubana y otras como la de Venezuela y Nicaragua señalo la importancia de los “mitos” al entender porque pueden mantenerse en el poder y mantener niveles de apoyo interno a pesar de quitar todas las libertades y traer un desastre económico y social para sus pueblos.

El mundo moderno, y creo que los anteriores también, siempre están a la expectativa de que algo extraordinario va a ocurrir, algo que se les parezca a sus sueños, a sus esperanzas, a sus ilusiones. Siempre tratamos de asistir a la creación de mitos, de algo especial, algo superior, por eso nos creemos aquellos cuentos que nos narran acerca de visitantes de otros tiempos, del pasado, del futuro, de otros planetas, otras galaxias…”, reflexiono Moreno.

Para él los mitos (del griego μύθος, mythos, «relato», «cuento») se construyen a partir de las promesas “a los más pobres, a los más desprotegidos, a los más desvalidos”.  “Hitler tenía la idea de hacer una Reich que durara mil años, Rafael Correa en Ecuador decía que iba a durar 300 años, y el candidato perdedor de las elecciones en Ecuador decía que 30 años. Hoy tenemos al dictador Maduro, heredero de una dictadura fascista, que se mantiene en el poder”, indico.

“Se creó el mito. Y los mitos, decía el excelente escritor Mario Vargas Llosa, son muy difíciles de desterrarse. Por eso hay mitos que te acompañan de forma permanente. Los griegos todavía siguen pensando en Pares, Héctor, Aquiles, Agamenón, etc.… Siguen pensando en los dioses que acompañaban su panteón divino. Se crearon el mito, y el mito fue muy difícil desterrar”, siguió diciendo el expresidente de Ecuador.

Al analizar la dictadura comunista de Cuba trae a la memoria que en los años cincuenta cuando la revolución puso fin a la dictadura de Fulgencio Batista: “El mundo se deslumbró ante la presencia de ellos porque habían luchado y triunfado valientemente, esa es la idea que se hizo, para derrocar al tiránico Batista”.

 “Hay gente en Cuba que, a pesar de vivir casi en la miseria, todavía sigue defendiendo a sus dictadores. Porque no es verdad que únicamente son los beneficiados los que los defienden, también varia gente de pueblos que siguen creyendo en que la Revolución les ha sido beneficiosa, a pesar de no recibir las dadivas que reciben los que consecuentemente están con ellos”, señalo Moreno.

Lenin Moreno dice que no se debe olvidar que las revoluciones, como la cubana, no bien se hacen del poder: “empiezan lo que se llama el ajuste de cuentas… empiezan a matar gente, a hacer juicios sumarios y fusilar a la gente. La revolución cubana no tardó en realizar el ajuste de cuentas, arrestos sin explicación alguna, frecuentes fusilamientos, iniciar un periodo de terror. Inclusive aparecieron las unidades militares de apoyo a la producción, las cuales encerraban a homosexuales y enemigos de la revolución”.

De acuerdo con Moreno “lo más miserable que pudo haber ocurrido en esos tiempos era el adoctrinamiento que se hacía a niños y jóvenes para que denunciasen a sus familiares, a sus padres, como enemigos de la revolución”.

Su análisis se dirigió a recordar que la siguiente fase de la revolución cubana fue “la exportación de su revolución” a casi todos los países de América, pero también a otras partes del mundo, como Angol.  “Lograban instaurarse formando cuerpos de elite para mantener a los dictadores, como lo que han hecho en Venezuela, y lo que han intentado hacer en Ecuador”, afirmó Moreno.

Moreno no olvido decir que reconoció que la ficción generada por el propio régimen comunista cubano también fue tuvo el apoyo de cientos medios de comunicación del mundo libre, a quienes calificó de “aliados especiales”. “Algunos se han manifestado abiertamente a favor del régimen venezolano y del régimen dictatorial cubano y nicaragüense”, acuso.

“Han ganado la batalla del discurso. Es difícil competir con alguien que ofrece el paraíso en la tierra, con los que ofrecen arreglarlo todo y para todos. Se toman cualquier libertad con el lenguaje, es común oírlos llamarte ‘imperialista, agente de la CIA, burgués podrido, capitalista’, afirmó. A punto seguido sostuvo que apenas uno se manifiesta en su contra, hay una comunidad internacional de periodistas, intelectuales y políticos que enceguecidos empiezan a lanzar basura”,

.

Califico la actitud de la comunidad internacional ante la dictadura cubana como “timorata”. Para él que “son los cubanos los actores principales de su destino”: “El eslogan ‘Patria y Vida’ define con claridad el propósito final”. Para Moreno “el campo de batalla es allá”, en Cuba.

A su tiempo el periodista argentino Daniel Hadad, opino que las masivas manifestaciones que comenzaron en Cuba el 11 de julio pueden indicar “un cambio interesante”, especialmente por el perfil de los manifestantes que eran mayoritariamente jóvenes.

Hadad también fue crítico con el papel de la prensa del mundo democrático para   sostener a estas dictaduras latinoamericanas. Hadad consideró que: “durante muchos años la prensa en general ha sido muy complaciente. Quizás en algún caso hasta cómplice de la dictadura cubana. Pero también debería decir que se nota un cambio. Aún medios que hasta hace tiempo hablaban del gobierno cubano, ya sin dudas titulan la dictadura cubana, lo mismo que ocurre en Venezuela. Hay un cambio”.

“Cuba ya no tiene mucho que ofrecer, no ofrece un sueño, ofrece una muestra de fracaso enorme. La gente necesita un sueño, y hoy Cuba representa más bien una pesadilla cuando uno ve lo que viven sus habitantes. Por eso me permito ser optimista de que ese movimiento, lo que hemos visto con los artistas cubanos, lo que hemos visto renacer el 11 de julio, quizás en poco tiempo veamos imágenes muchos más agradables que la terrible y pesada dictadura que hoy vemos en la isla”, culmino diciendo Hadad

A su tiempo el ex presidente de Costa Rica Miguel Ángel Rodríguez también interpeló el concepto del “mito”: “Creo que el mito no ha sido solo el cubano. El mito fue latinoamericano, en algunos momentos con gran apoyo en Europa, África. No solo de intereses de grupos marxistas, sino de jóvenes progresistas, de personas con un idealismo meritorio buscaban el triunfo de los derechos humanos y pensaban que esto era un camino para enfrentar las desigualdades. Desdichadamente ese mito ha sido muy fuerte”, dijo Rodríguez. Luego de otras intervenciones de periodistas, políticos y disidentes cubanos y nicaragüenses Lenin Moreno terminó la conferencia con una frase de Mark Twain: “La lealtad al país, al gobierno, cuando se lo merece”. “Esos gobiernos dictatoriales no han merecido el respaldo que han tenido de sus pueblos, con el argumento de que hay intervención. Argumento que también utilizaba por casualidad Hitler, y más de un dictador, de que se está preparando una intervención extranjera”, sostuvo el expresidente de Ecuador.

Coloquio «Dictadura de Cuba y Las Américas».

INTERAMERICAN INSTITUTE FOR DEMOCRACYInvita al COLOQUIO: «DICTADURA DE CUBA Y LAS AMÉRICAS».EXPOSITOR:Lenín Moreno Garcés.Lenín Moreno Garcés, es un político…

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.