El Banco Mundial (BM) advierte una factible crisis de la deuda externa en América Latina

El martes, 16 de marzo durante una conferencia virtual el presidente del Banco Mundial, el economista estadounidense David Malpass, señalo que América Latina debe afrontar el reto de reestructurar su deuda externa con acreedores privados.

Un informe del diario madrileño El País indica que según Malpass el tema de la deuda externa de los países latinoamericanos con los prestarías privados se está convirtiendo ya en un peso demasiado importante, se cita en el ya citado informe periodístico, y el Banco Mundial aspira que los países más pobres puedan lograr que sus deudas hayan sido canceladas o reestructuradas en el curso de lograr una recuperación en el tiempo pos-pandemia

“Durante un año, hemos estado trabajando en la moratoria de pagos y también el G20 ha presentado un marco común para la reducción de la deuda, que reconoce que la carga y el pago de la deuda existente están utilizando un espacio fiscal muy importante en los países, espacio que se necesita para las redes de seguridad social, para la educación, la salud, para las necesidades básicas de las personas”, dijo Malpass en el curso de la conferencia virtual de la cual fue orador.

 ” Si los países están pagando a sus acreedores, eso agota los recursos disponibles”, agregó el presidente del BM.

Malpass que fue miembro del Departamento del Tesoro de EE UU cuando los EEUU a fines de la década de los 80’ acordó el Plan Brady. El plan fue llevado adelante por el secretario del Tesoro de EEUU, Nicholas Brady, en 1989 y se efectuó con varios países como Argentina, Brasil, Ecuador, México y Venezuela, países que tenían una gran deuda con bancos estadounidenses.

El modelo aplicado para salir del problema fue la recompra de deuda externa privada de esos países con: emisión de bonos a la par; emisión de bonos bajo el par conocidos como discount (descuento) y Cash Payment (un descuento por el pago en efectivo).  

Aquella situación recordó Malpass “llevó a una década perdida”, ahora con ese aprendizaje el necesario evitar “que una crisis por deuda se extienda,” Señalo que “por lo tanto, estamos tratando de evitar una situación en la que la deuda simplemente se refinancia a una tasa de interés alta y luego continúa creciendo en el futuro. Eso requiere que los acreedores bilaterales oficiales, los acreedores del sector privado, trabajen para encontrar tasas de interés más bajas para las diversas deudas que gravan a la región”.

El presidente del BM describió la situación diciendo que en las última dos décadas los gobiernos latinoamericanos han acudido mas a fondos de inversión privados extranjeros que a los organismos multilaterales como el BID, FMI y BM.

Para Malpass. “las reglas están desequilibradas, de manera que tienden a favorecer a los acreedores frente a los deudores a través de las estructuras legales de Nueva York y Londres, lo cual crea grandes desafíos para los países mientras intentan reestructurarse”. En el último año, Ecuador y Argentina han tenido que renegociar su deuda externa con bonistas en el extranjero, lo que ha incrementado el coste de su deuda durante más tiempo.

El informe del El País ya citado dice que el BM ve que el aumento de la pobreza ha sido especialmente notable en América Latina. Atento a ello el BM pretende invertir para junio de este año la suma de U$S 10.000 millones en programas de ayuda para América Latina y el Caribe.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.