América Latina y el Caribe en el balance de 2020 verá una caída de entre 45 y 50% de la inversión extranjera directa

Se conoció a través de la Alicia Bárcenas, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) un adelanto de un informe de dicha organización de la ONU, en el que se dice que la región, incluyendo el Caribe, verá la continuidad de la caída de la inversión extranjera directa (IED).

En 2019 América Latina y el Caribe recibió una IED calculada en 160.721 millones de dólares, un 7,8% menos que en 2018. Pero ahora debido fundamentalmente a la crisis de la pandemia del Covid-19 en 2020 la CEPAL se estima que la baja de la IED se ubicará entre el 45% y un 55%.

Esta disminución esta en línea con la baja de la IED a escala mundial donde se estima que el descenso llegará a un 40% pero en 2021 se estima que la caída será menor.

De acuerdo con la CEPAL el nivel de ingreso de IED en América Latina y el Caribe en 2021 alcanzara los de 2005. La CEPAL señala por igual que la región sería la que tendría la baja más fuerte de todas las regiones mundiales.

El informe de la CEPAL recuerda que fue en el año 2012, donde se logró el zenit histórico para después paulatinamente comenzar a ver una caída permanente de la IED, siendo más fuerte en América del Sur.,

Aunque en el balance hay una baja de la IED en América Latina y el Caribe esta situación no fue homogénea. En 2019, en 17 naciones hubo un desplome de la IED en comparación con 2018 y solo en 9 países hay un aumento. En 2019, los cinco países que recibieron mayores inversiones fueron Brasil (43% del total), México (18%), Colombia (9%), Chile (7%) y Perú (6%).

Entre los años 2010-2019, Europa es el principal inversor más importante en la región y le sigue EE.UU. Las inversiones entre países de la región se desplomo a la mitad pasando de un 12% a un 6%.

Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL en el anuncio del informe señalo que “Los aportes que ha hecho la IED en la región han sido relevantes, como complemento de la inversión nacional y fuente de nuevos capitales, así como para la expansión de actividades exportadoras y el desarrollo de la industria automotriz, las telecomunicaciones, algunos segmentos de la economía digital y también de sectores que hoy adquieren una importancia estratégica en el contexto de la pandemia de COVID-19, como es el caso de las industrias farmacéutica y de dispositivos médicos”.

Pero la directora de la CEPAL indico que “La IED recibida por América Latina y el Caribe no ha catalizado cambios relevantes en la estructura productiva de la región, en gran medida debido a que las políticas de atracción de estos flujos no se han articulado con las de desarrollo productivo. La IED ofrece grandes oportunidades para avanzar hacia una nueva economía sostenible”, declaró Alicia Bárcena. “Urge recuperar el rol de las políticas industriales como instrumento de transformación de la estructura productiva de la región”. Bárcenas agrego que la CEPAL ha identificado siete sectores estratégicos que podrían llevar a la economía de la región hacia adelante. Ellos son: la transformación de la matriz energética con base en las energías renovables; la movilidad sostenible y los espacios urbanos; la revolución digital para la sostenibilidad; la industria manufacturera de la salud; la bioeconomía, es decir, la sostenibilidad basada en recursos biológicos y ecosistemas naturales; la economía circular; y el turismo sostenible.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.