La administración Biden mantiene la línea “dura” contra el régimen de Maduro y junto con la UE mantiene el aislamiento internacional de su régimen

Las últimas semanas han acentuado el aislamiento internacional del régimen de Nicolas Maduro. A la confrontación con la Unión Europea que terminó con la expulsión de la embajadora de la UE  de Caracas y los roces con el gobierno socialista español se sumaron declaraciones y acciones más duras del nuevo gobierno de EEUU echando por tierra con la idea de que Joe Biden moderaría la política del expresidente Donald Trump.

A fines del mes de marzo la agencia Reuters citando fuentes del gobierno de EE. UU. señalaba que la administración del presidente Joe Biden no tiene premura por levantar las sanciones de ese país a Venezuela, y solo consideraría un cambio si el régimen de Nicolás Maduro adopta medidas que demuestren que sinceramente está dispuesto a negociar seriamente con la oposición.

Agrego que no se puede continuar permitiendo Maduro usar supuestas negociaciones como una “táctica dilatoria” para consolidar el poder y dividir a la oposición.

Pocos días después Biden extendió la duración del decreto de emergencia que afirma que el régimen de Maduro ““continúa representando una amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional y la política exterior de los Estados Unidos”.

En una carta al Congreso de los Estados Unidos, Biden explicó la prórroga de la Orden Ejecutiva firmada el 8 de marzo de 2015 por el entonces presidente Barack Obama. “La sección 202(d) de la Ley de Emergencias Nacionales (50 U.S.C. 1622(d)) establece la terminación automática de una emergencia nacional a menos que, dentro de los 90 días anteriores a la fecha de aniversario de su declaración, el presidente publique en el Registro Federal y transmita al Congreso un aviso que establezca que la emergencia continuará en efecto después de la fecha de aniversario”, señala la nota.

“De acuerdo con esta disposición, he enviado al Registro Federal para su publicación el aviso adjunto en el que se declara que la emergencia nacional declarada en la Orden Ejecutiva 13692 del 8 de marzo de 2015, con respecto a la situación en Venezuela, continuará en efecto más allá del 8 de marzo de 2021″, continuó el texto.

Y Biden argumentó la decisión: “La situación en Venezuela continúa representando una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional y la política exterior de los Estados Unidos. Por lo tanto, he determinado que es necesario continuar la emergencia nacional declarada en la Orden Ejecutiva 13692 con respecto a la situación en Venezuela”.

A su vez el Secretario de Estado, Antony Blinken que ya había tenido palabras muy duras en contra del régimen que encabeza Maduro, tildando a este de “brutal dictador”, se comunicó el martes 2 por primera vez con el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó.

“El secretario Blinken resalta la importancia del retorno a la democracia en Venezuela a través de elecciones libres y justas”, informó el departamento de Estado en un comunicado.

“El secretario Blinken y el presidente interino Guaidó discutieron las necesidades humanitarias urgentes en Venezuela que han obligado a casi 5,5 millones de venezolanos a huir de Venezuela, y el secretario Blinken aplaudió los esfuerzos para encontrar soluciones para aliviar su sufrimiento y se comprometió con el apoyo continuo de Estados Unidos”, dice el texto del comunicado difundido.

Esta fue la primera comunicación formal entre Guaidó y Blinken, quien ya había adelantado que la administración de Joe Biden continuaría reconociéndolo como interlocutor legítimo de Venezuela. Fuentes: Agencias Reuters y AFP, FoxNews, Departamento de Estado, INFOBAE.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.